Pintando constelaciones en mis paredes

Hoy Compartimos es un encuentro mensual de blogs con contenido propio, cada mes nos proponen un tema y nos juntamos todos con nuestras propuestas aquí. El tema de este mes es la libertad, y por qué no ¡libertad también es pintar una pared!

A los 13 años me mudé y mi nueva habitación era pequeña y abuhardillada, pero por primera vez, me dieron la opción hacer lo que quisiera con ella ¡me sentí libre! Libre de hacer con mi espacio lo que me diera la gana. La pinté de azul (entonces ya sabía que los colores fríos abren el espacio) con un poco de negro (para que tuviera un tono algo más plomizo, cosas de la melancolía pre adolescente). Luego pinté mi armario, la ventana y las contras de colores, y me hice una estantería con ladrillos que costó cuatro duros. Creo que fue la habitación más bonita que tuve jamás. ¡Tenía una parra con uvas en la ventana!

Me volví a mudar y cuando reclamé mi derecho de pintar paredes, me dijeron que no. Un día cogí un rotulador gordo y las pinturas de manualidades. Pinté un esqueleto sacando el dedo en una pared, un pseudo graffiti en otra y un degradado en otra pared con tan solo un pincel. Costó horrores taparlo cuando nos fuimos.

En otra casa pinté dos paredes como si fueran «ladrillos» así, entre comillas. Pinté otra pared morada y otra roja, con brochazos por encima. No es que fuera genial, pero era yo.

Aquellas fotos de los 90(Foto testimonio noventera donde las haya)

Ya con my love, pinté una pared de negro en el salón y un intento de esponja en la entrada que alguien definió como «Muy Almodovar». Desde entonces a todo lo horroroso/cutre lo llamamos «Muy Almodovar».

Dice mi churri que a veces me da el viento y me pongo a pintar paredes. Se me olvidan los cuadros y los adornos, pero pinto las paredes y ya sé por qué. me siento libre cuando lo hago.

Como ando metida en el recibidor , no podía dejar pasar la ocasión de pintarlo.

Si leeis a alguien pro, os dirá que primero hay que dejar la habitación cómo si de la killing room de Dexter se tratara. Cinta de carrocero y plásticos que cubran cada milímetro – Amén de ponerte un traje de protección nivel 5-.

Dexter roomfuente

Pero como aquí somos un poco impulsivos y desastrosos, pasamos de eso. Este tipo de pintura al agua se quita muy bien incluso una vez seca. Pero­ hay que retirar textiles y tener cuidado con las superficies porosas.

No gastar de más es importante para mi (económica y moralmente) y además me encanta el color del estudio y ha sobrado. Total, que gris al canto. Lo demás ya es historia: Primero con una brocha alrededor de las puertas y ventanas, trapo en mano por si la liamos y cinta de carrocero en las esquinas. Luego con el rodillo. Confieso que no tenía a mano cuando me dio el punto, así que usé uno de espuma pequeño. No lo intentes con el gotelé, pero en paredes pequeñas y lisas, no es para tanto.

pintar

Veo demasiado pinterest, así que no podía dejar la pared así de sosa. Le he puesto unas constelaciones, por que me gustan ¡y me da alegría verlas! Me apetecía darle algo de significado, cogí el planisferio y lo puse en una fecha específica. También se pueden pintar constelaciones al tuntún o inventadas y quedan genial. Si te apetece hacer algo más fiel, marca primero las constelaciones principales con trocitos de cinta de carrocero o washi, para poder rectificar.

Fui a por un Posca blanco y en la tienda me aconsejaron otro rotulador marca Molotow. Cubre más, es recargable e incluso se pueden hacer mezclas de tintas. Costó al rededor de 3€ (¡y ese ha sido mi único gasto!)

pintando estrellas

Y lo divertido ¡puntos y líneas! Yo usé una regla, pero a mano alzada puede tener un look muy chulo para una habitación infantil.

pintando estrellas

Últimamente la luz no acompaña para hacer fotos y estas son a contra luz ¡pero ahí va más o menos! (Al natural es más decente, de verdad).

suscribete

Ver más: ,