Bata Kimono DIY paso a paso con patrón. Visto en "IamaMessBlog"

Suena el despertador (no lo oigo). Mi churri se levanta (no me entero). Sube a Noa en la cama y ella se hace una bolita a mi lado (mi reacción es casi inexistente). Huelo el café… aquí una neurona empieza a chocar con otra. Saludo a Noa, estiro el brazo y aquello que esté ahí es lo que me pongo. Me arrastro al baño y acto seguido bajo a desayunar.

A estas alturas me cuesta entender que mi churri no haya salido corriendo al verme aparecer por la puerta en más de una ocasión.

No tengo ropa de casa decente y estoy segura de que a la mayoría nos pasa. Por eso he querido aprovechar este nuevo Desafío Handbox para poner remedio a la situación. Esta vez nos proponen que entre todas elaboremos la colección Otoño-Invierno con las telas de Ribes & Casals.

Sabéis que yo de costura ando justita. Así que lo que puedo aportar es mi experiencia como novata y desde ya te digo ¡que ha estado mucho mejor de lo que esperaba!

 

El proyecto: Bata Kimono DIY

Para mi la bata ideal es un kimono. Son súper cómodos de poner y quitar, y cómodos de llevar. Además siempre estoy haciendo algo y el ochenta por ciento de mi tiempo estoy remangada, por lo que las mangas cortas y anchas me encantan.

Bata Kimono DIY paso a paso con patrón. Visto en "IamaMessBlog"

El terciopelo no sólo es bonito y está en tendencia (para que luego digan que vivo en otro planeta. Me se las tendencias y todo). El que escogí es elástico, lo que hace que aún sea más confortable. Me encanta el peso y la sensación de estar arropada.

Además, para que fuera un poco diferente, opté por hacerle un cinturón ancho de raso, inspirándome en los obis japoneses, en lugar del típico cinturón.

 

los materiales

Todos los materiales los podéis encontrar en tiendatelas, para el kimono utilicé:

2 m de Terciopelo Moda color Topo

30 cm de Charmouse Spandex Negro

 

El patrón

La cosa no ha sido difícil, pero sí laboriosa. Como no tengo mucha experiencia quería ir despacito y con buena letra y os puedo decir ¡que sale!

Lo primero que hice fue tomar de patrón base una bata de verano que modifiqué para que fuera más larga y con las mangas más anchas. He visto muchas veces cómo cogen otras prendas para replicarlas, simplemente poniendolas encima. Chiquillas, no lo hagáis, es una temeridad.

Si no tienes papel de patronaje ni nada por el estilo, junta varias hojas de papel con cinta adhesiva y traslada ahí los patrones. No lleva mucho tiempo y puedes comprobar que los delanteros coinciden con los traseros y las mangas con el cuerpo. Además, no te olvides de dejar 1cm de margen de costura.

Para los que son simétricos (como las mangas o la espalda) haz solo la mitad. Luego cortaremos con la tela doblada.

Patron de Bata Kimono DIY

Desde este enlace te puedes descargar el patrón que yo he utilizado para imprimirlo: PATRON DE KIMONO. Veréis que son solo las partes de arriba, de ahí baja en linea recta todo lo largo que lo queráis. Además, os marco por dónde se puede estrechar o ensanchar con facilidad y ya tiene 1cm de margen de costura.

Cortar la tela

Esto tiene miga. El terciopelo no se ve igual desde todos los ángulos. Depende de qué sentido escojas en el pelo se verá ultra-super-brillante o algo más mate. Para una prenda tan grande, preferí escoger el sentido mate, y tendrás que estar pendiente en cada pieza que cortes. En el video os enseño la diferencia entre los dos lados, ya que se percibe mucho mejor en movimiento.

Bata Kimono DIY - terciopelo del derecho y del reves

Además al ser elástico, hay que tener mucho cuidado de que no se mueva o de tirar mientras cortas. Puedes poner alfileres y así te aseguras de que todo va a estar quieto.

 

Montar las piezas

Primero ensamblé los hombros. A continuación las mangas y luego toda la costura desde la punta de las mangas hasta el bajo.

Bata Kimono DIY - montar las piezas

Nuevamente, ya que es una tela un poco complicada, hilvana cada pieza antes de meterla en la máquina y todo irá súper bien. Además yo quise terminar las costuras interiores con una puntada en zigzag, pero al ser una tela que no se deshilacha, no es necesario.

 

El cuello y los puños

Para el cuello corta dos pieza de 14cm x el largo total. ¿Por qué no una sola pieza? Por el sentido del terciopelo, así se verán los dos lados iguales. Una vez que las tienes, las coses juntas para crear una sola pieza.

Luego se doblan con el lado derecho junto y se cose todo a lo largo. Ahora sólo queda darle la vuelta y meterle la plancha para marcar el doblez y ya tienes el cuello listo para ensamblar al cuerpo.

Bata Kimono DIY paso a paso con patrón. Visto en "IamaMessBlog"

Para los puños, usa también tiras de 14cm de ancho x el perímetro total de cada manga. Júntalos para tener un círculo y dobla de nuevo todo a lo largo derecho con derecho. Cose todo el perímetro junto a las mangas.

A mi toda esta parte, me costó un poco más de lo que creía. Si lo ves complicado, puedes limitarte a coser un dobladillo por todos los bordes (cuello, mangas y bajo).

¡y ya sólo nos falta coser el bajo!

 

El cinturón

Bata Kimono DIY paso a paso con patrón. Visto en "IamaMessBlog"

Para el cinturón-obi utilicé el raso. Es un raso precioso,con el brillo justo para que no parezca de carnaval ¡la verdad es que estoy encantada! Utilicé el largo total de la tela (145cm) y corté 30cm.

Dobla a la mitad, dejando los lados derechos hacia dentro y cose ambos extremos y todo el largo, dejando un hueco para darle la vuelta.

Un vez que le des la vuelta, termina de cerrar a mano.

¡Y ya está!

Bata Kimono DIY paso a paso con patrón. Visto en "IamaMessBlog"Bata Kimono DIY paso a paso con patrón. Visto en "IamaMessBlog"

Si quieres más ideas para Otoño-Invierno, puedes ver las creaciones de mis compañeras con #invierno18Ribesycasals. Confieso que uno de mis sueños es elaborarme poco a poco mi armario, así que después de esta experiencia quizás me lo tome más en serio. Porque se puede.

¿Qué te parece este desafío? ¿Te animas a hacerte ropa hecha por ti?

suscribete

Añade glamour a tus despertares
4.5 (90%) 2 votes

Pin It on Pinterest

Share This

¡Compartir es vivir!