Hablemos de colaboraciones. Y lo suelto así, del tirón, porque no quiero ponerme a marear la perdiz. Estoy segura de que no es la primera vez que lees un post reclamando el trabajo que hay detrás de un blog. Pero, miren, yo nunca me había pronunciado al respecto. 

 

A todas nos gustan los blogs bien hechos

Fotos que maravillen, textos que de gusto leer, contenido de calidad y original. Además, para inspirarse ya está Pinterest (que, ejem, bebe de los blogs) así que no sólo queremos que nos motiven sino que sepan de lo que hablan y nos lo expliquen lo mejor posible.

¿De DIY, cocina, costura…? Que me explique lo mejor posible los pasos y me hable acerca de los materiales, ingredientes, etc. ¿Decoración, tendencias…? Más vale que esté a la última, porque no quiero contenido re masticado. ¿Sostenibilidad, ecología…? Genial, me encanta aprender de esto, así que quiero que me lo resuma alguien que se ha formado bien en la materia. Y así con todo el contenido que absorbemos.

Pero eso sí, gratis, por favor.

Que alguien comparta su afición, en un blog o cualquier red social, simplemente por el gusto de hacerlo, no es mucho pedir. Creamos comunidad, crecemos y nos divertimos. Pero en este punto nadie invierte muchas horas en idear contenido exclusivo o en formarse, buscar y profundizar, ni invierte en un dominio propio, diseño, cámaras, fondos, luces, consumibles y mil cosas más.

Así que no deja de llamarme la atención cuando se quiere que los blogs se mantengan «personales» y a la vez queremos que sean «profesionales». Es como decir que nuestro tiempo vale más que el de la persona que está generando ese contenido con el que nos deleitamos. Con Profesionalizar, no me refiero a cambiar los gustos, opiniones o temática. Me refiero a dedicarle esas horas extra que hacen que el blog o red social nos encante y nos aporte.

 

Isqui ni mi guistin lis pitricinidis pirqui siinti qui mi istin istifindi.

Señoras, esto se puede ver desde muchas perspectivas.

La primera, que la bloggera/Youtuber/Instagramer/Lo-que-sea se ha buscado las habichuelas para que podamos consumir su contenido gratis. Vamos a agradecérselo en lugar de fusilarla. Regálale un like en su foto de Instagram, o un comentario en el post. No porque te guste «el producto» sino porque te alegras por ella (y por ti).

Lo segundo, se avisa de qué es patrocinado o cedido, muchas incluso contamos en qué se basan estas colaboraciones y tenemos códigos de confianza. Practicamos la transparencia, y lo suyo, de nuevo, es no castigar esta transparencia, sino apoyarla. Seguramente así muchas más se animarían a ser aún más claras. 

Todos los blogs que me gustan, ganan dinero de una forma u otra: hablan de otras marcas, venden sus propios productos o servicios, tienen publicidad, enlaces afiliados, etc. Soy plenamente consciente de que eso es lo que hace que esa persona o incluso ese equipo de personas, puedan seguir generando contenido. Así que yo me alegro cuando blogs a los que sigo aparecen con un patrocinado, y allí que van mis likes y mis comentarios, porque me consta que si no lo apoyo, ese blog se acabará cerrando.

 

Por mi parte…

Conste que nunca he tenido una mala reacción por los post patrocinados y estoy especialmente orgullosa de nuestra comunidad. Vosotras os alegráis cuando las cosas salen bien y eso a mi, me alegra un montón.

También me alegran las marcas con las que colaboro. Porque son marcas bonitas, con las que estoy a gusto y que pudiendo escoger entre un millón, deciden dejarse caer por aquí. Ellas también nos apoyan.

En el momento en el que di el paso de invertir mi dinero en mejorar vuestra experiencia, decidí que me encantaría ser blogger especializada en vida creativa, porque lo disfruto y creo que puedo aportar. Mi blog está semi-profesionalizado, y ojalá fuera completamente profesional. Si fuera así podría ofrecer dos ¡o incluso tres! entradas a la semana y muchísimo más contenido interesante. Sería la repera y todas más felices que unas castañuelas. Pero actualmente, me centro más en generar contenido para otras marcas que para mi propio blog. 

De vez en cuando sí que hago algún post patrocinado que me ayuda a mantener todo este sarao a flote y por esto, hay una página para patrocinadores en la que está incluida una parte de «confianza» para vosotras.

 Esta es mi postura acerca del tema, pero me encantaría saber tu opinión.
Así que ¡dejo el debate abierto! ¿Tú que piensas acerca de todo esto?

suscribete