Clutch Mediterráneo para Lanas Rubi

Clutch Mediterráneo, clutch de ganchillo visto en iamaMess blog

¡Vamos a dar la bienvenida al buen tiempo como se merece! ¿Y qué mejor manera que el ganchillo? Ya hace tiempo, cuando este blog era mucho más pequeño, Lanas Rubi confió en mi para que os enseñara sus hilos y yo quedé maravillada.

Algunas os acordaréis de mi colcha Rubi, si no ¡pásate a verla! Me gusta tanto que todavía la tengo en mi dormitorio.

El caso es que hace un tiempo volvieron a contactarme, esta vez para contar conmigo como una de sus Knitters Pro, probar sus nuevos hilos y crear con ellos algo para que vosotras pudierais tejer en las quedadas que organizan ¿cómo iba a negarme? Así que aunque llevo una temporada con la cabeza a las seis de la tarde, dije que sí. Nada mejor que darle a la aguja para poner las ideas en orden.

Aquí podéis ver la entrevista que me hicieron como Knitter Pro

Hablamos de diferentes propuestas, me encantó ver las ganas y el mimo que ponen a todas las ideas. Finalmente nos decantamos por crear un cluth, un complemento bonito que os acompañe en vuestros viajes veraniegos. 

Me mandaron uno de sus nuevos hilos «Macramé». La calidad de este hilo es genial, los colores son vibrantes y tiene una caída preciosa. Es tubular, así que para novatas es genial porque el punto se ve muy bien y no se enreda en la aguja. Para mi la guinda del pastel, fue ver que tiene el certificado Oeko-Tex®.

Con los hilos ya en las manos, me dieron carta blanca para crear lo que quisiera y yo, con la mente en la playa creé el «Clutch Mediterráneo». ¿Hay una combinación más marinera y veraniega que el blanco y el azul? Fue verlos y venírseme a la cabeza los días de verano, el olor del mar y el sol en la piel. Ese ratito en el que te quedas viendo los barcos que llegan y se van allí lejos, en el horizonte.

Clutch Mediterráneo, clutch de ganchillo visto en IamaMess blog

¿Dónde, cómo y cuando?

Desde que os lo enseñé me habéis preguntado dónde cómo y cuando podéis crear el vuestro. Lanas Rubi, organiza junto a mercerías por toda España quedadas en las que tenéis la oportunidad de pasar unas horas geniales junto a más tejedoras. Tendréis disponibles todos los materiales, mi patrón exclusivo y a vuestra mercera, que os guiará a través de todos los pasos necesarios para que os llevéis a casa vuestro conjunto mediterráneo.

Siempre que pueda os iré avisando por Instagram de las quedadas, pero si queréis saber si os queda alguna cerca y no perderos nada, en su página de meetings van actualizando todas las fechas. Echadle un vistazo, porque además hay muchas más labores creativas súper chulas.

Me encantaría ver tu conjunto Mediterráneo,
así que si te animas ¡etiquétame para que pueda verlo!

[Colaboración]

suscribete

Clutch Mediterráneo para Lanas Rubi

Clutch Mediterráneo, clutch de ganchillo visto en iamaMess blog

¡Vamos a dar la bienvenida al buen tiempo como se merece! ¿Y qué mejor manera que el ganchillo? Ya hace tiempo, cuando este blog era mucho más pequeño, Lanas Rubi confió en mi para que os enseñara sus hilos y yo quedé maravillada.

Algunas os acordaréis de mi colcha Rubi, si no ¡pásate a verla! Me gusta tanto que todavía la tengo en mi dormitorio.

El caso es que hace un tiempo volvieron a contactarme, esta vez para contar conmigo como una de sus Knitters Pro, probar sus nuevos hilos y crear con ellos algo para que vosotras pudierais tejer en las quedadas que organizan ¿cómo iba a negarme? Así que aunque llevo una temporada con la cabeza a las seis de la tarde, dije que sí. Nada mejor que darle a la aguja para poner las ideas en orden.

Aquí podéis ver la entrevista que me hicieron como Knitter Pro

Hablamos de diferentes propuestas, me encantó ver las ganas y el mimo que ponen a todas las ideas. Finalmente nos decantamos por crear un cluth, un complemento bonito que os acompañe en vuestros viajes veraniegos. 

Me mandaron uno de sus nuevos hilos «Macramé». La calidad de este hilo es genial, los colores son vibrantes y tiene una caída preciosa. Es tubular, así que para novatas es genial porque el punto se ve muy bien y no se enreda en la aguja. Para mi la guinda del pastel, fue ver que tiene el certificado Oeko-Tex®.

Con los hilos ya en las manos, me dieron carta blanca para crear lo que quisiera y yo, con la mente en la playa creé el «Clutch Mediterráneo». ¿Hay una combinación más marinera y veraniega que el blanco y el azul? Fue verlos y venírseme a la cabeza los días de verano, el olor del mar y el sol en la piel. Ese ratito en el que te quedas viendo los barcos que llegan y se van allí lejos, en el horizonte.

Clutch Mediterráneo, clutch de ganchillo visto en IamaMess blog

¿Dónde, cómo y cuando?

Desde que os lo enseñé me habéis preguntado dónde cómo y cuando podéis crear el vuestro. Lanas Rubi, organiza junto a mercerías por toda España quedadas en las que tenéis la oportunidad de pasar unas horas geniales junto a más tejedoras. Tendréis disponibles todos los materiales, mi patrón exclusivo y a vuestra mercera, que os guiará a través de todos los pasos necesarios para que os llevéis a casa vuestro conjunto mediterráneo.

Siempre que pueda os iré avisando por Instagram de las quedadas, pero si queréis saber si os queda alguna cerca y no perderos nada, en su página de meetings van actualizando todas las fechas. Echadle un vistazo, porque además hay muchas más labores creativas súper chulas.

Me encantaría ver tu conjunto Mediterráneo,
así que si te animas ¡etiquétame para que pueda verlo!

[Colaboración]

suscribete

Contigo pan y cebolla

Hablemos de colaboraciones. Y lo suelto así, del tirón, porque no quiero ponerme a marear la perdiz. Estoy segura de que no es la primera vez que lees un post reclamando el trabajo que hay detrás de un blog. Pero, miren, yo nunca me había pronunciado al respecto. 

 

A todas nos gustan los blogs bien hechos

Fotos que maravillen, textos que de gusto leer, contenido de calidad y original. Además, para inspirarse ya está Pinterest (que, ejem, bebe de los blogs) así que no sólo queremos que nos motiven sino que sepan de lo que hablan y nos lo expliquen lo mejor posible.

¿De DIY, cocina, costura…? Que me explique lo mejor posible los pasos y me hable acerca de los materiales, ingredientes, etc. ¿Decoración, tendencias…? Más vale que esté a la última, porque no quiero contenido re masticado. ¿Sostenibilidad, ecología…? Genial, me encanta aprender de esto, así que quiero que me lo resuma alguien que se ha formado bien en la materia. Y así con todo el contenido que absorbemos.

Pero eso sí, gratis, por favor.

Que alguien comparta su afición, en un blog o cualquier red social, simplemente por el gusto de hacerlo, no es mucho pedir. Creamos comunidad, crecemos y nos divertimos. Pero en este punto nadie invierte muchas horas en idear contenido exclusivo o en formarse, buscar y profundizar, ni invierte en un dominio propio, diseño, cámaras, fondos, luces, consumibles y mil cosas más.

Así que no deja de llamarme la atención cuando se quiere que los blogs se mantengan «personales» y a la vez queremos que sean «profesionales». Es como decir que nuestro tiempo vale más que el de la persona que está generando ese contenido con el que nos deleitamos. Con Profesionalizar, no me refiero a cambiar los gustos, opiniones o temática. Me refiero a dedicarle esas horas extra que hacen que el blog o red social nos encante y nos aporte.

 

Isqui ni mi guistin lis pitricinidis pirqui siinti qui mi istin istifindi.

Señoras, esto se puede ver desde muchas perspectivas.

La primera, que la bloggera/Youtuber/Instagramer/Lo-que-sea se ha buscado las habichuelas para que podamos consumir su contenido gratis. Vamos a agradecérselo en lugar de fusilarla. Regálale un like en su foto de Instagram, o un comentario en el post. No porque te guste «el producto» sino porque te alegras por ella (y por ti).

Lo segundo, se avisa de qué es patrocinado o cedido, muchas incluso contamos en qué se basan estas colaboraciones y tenemos códigos de confianza. Practicamos la transparencia, y lo suyo, de nuevo, es no castigar esta transparencia, sino apoyarla. Seguramente así muchas más se animarían a ser aún más claras. 

Todos los blogs que me gustan, ganan dinero de una forma u otra: hablan de otras marcas, venden sus propios productos o servicios, tienen publicidad, enlaces afiliados, etc. Soy plenamente consciente de que eso es lo que hace que esa persona o incluso ese equipo de personas, puedan seguir generando contenido. Así que yo me alegro cuando blogs a los que sigo aparecen con un patrocinado, y allí que van mis likes y mis comentarios, porque me consta que si no lo apoyo, ese blog se acabará cerrando.

 

Por mi parte…

Conste que nunca he tenido una mala reacción por los post patrocinados y estoy especialmente orgullosa de nuestra comunidad. Vosotras os alegráis cuando las cosas salen bien y eso a mi, me alegra un montón.

También me alegran las marcas con las que colaboro. Porque son marcas bonitas, con las que estoy a gusto y que pudiendo escoger entre un millón, deciden dejarse caer por aquí. Ellas también nos apoyan.

En el momento en el que di el paso de invertir mi dinero en mejorar vuestra experiencia, decidí que me encantaría ser blogger especializada en vida creativa, porque lo disfruto y creo que puedo aportar. Mi blog está semi-profesionalizado, y ojalá fuera completamente profesional. Si fuera así podría ofrecer dos ¡o incluso tres! entradas a la semana y muchísimo más contenido interesante. Sería la repera y todas más felices que unas castañuelas. Pero actualmente, me centro más en generar contenido para otras marcas que para mi propio blog. 

De vez en cuando sí que hago algún post patrocinado que me ayuda a mantener todo este sarao a flote y por esto, hay una página para patrocinadores en la que está incluida una parte de «confianza» para vosotras.

 Esta es mi postura acerca del tema, pero me encantaría saber tu opinión.
Así que ¡dejo el debate abierto! ¿Tú que piensas acerca de todo esto?

suscribete

Corazón de ganchillo

Como tejer un corazón de ganchillo

Yo no sé qué tiene el día de los enamorados, que me exalta el alma. Miren, lo cierto es que luego ni lo celebro ni nada, pero lo que me atrae hacer cosas con corazones es para hacérmelo mirar
(aquí, aquí y aquí, y aquí también y aún hay más si pones «corazón » en el buscador ). Quizás sea la primavera y los días más largos, pero el caso es que por aquí no faltamos a la cita del amor.

Este año te traigo un corazón grandote de ganchillo, que no es la primera vez que me lo pedís y me ha parecido el momento perfecto para tejerlo.

 

Materiales

materiales corazon de ganchillo, Visto en IamaMess blog

Para hacerlo he usado exactamente una madeja de Rubi Fiesta color rojo, que me enviaron por navidades. Con este tipo de hilo, cuesta un poco más ver los puntos y es más fácil confundirse. Lo bueno es ¡que no se nota! Así que si te confundes, puedes corregir sobre la marcha.

Ganchillo del 3,5

Tijeras

Aguja lanera

Relleno

También he utilizado un marcador de ganchillo. No es imprescindible, pero sí muy útil en este tipo de hilo.

Video

Algunas me habéis comentado que el ganchillo lo entendéis mejor con video y vuestros deseos son órdenes para mi:

 

Pasos

Primera parte

Comenzamos realizando las dos partes de arriba. Vamos a tejer dos piezas iguales. A la segunda no le cortamos la hebra, porque nos va a servir para continuar tejiendo la segunda parte.

Pasos para hacer un corazón de ganchillo (segunda parte). Visto en IamaMess blog

 

segunda parte

Comenzamos uniendo las dos primeras piezas y seguimos realizando disminuciones.

Pasos para hacer un corazón de ganchillo (segunda parte). Visto en IamaMess blog

¡Y ya esta! Ya tenemos un corazón blandito para regalar, decorar, o lo que queramos en estas fechas tan edulcoradas.

¿Qué te parece? ¿Te animas a hacer el tuyo?

El mío, como corresponde al momento, quiero que lo tenga alguna de vosotras.

Así que en mi Instagram andamos de sorteo ;)

suscribete

Jardinera de pared y el recibidor terminado

Jardinera colgante DIY, visto en IamaMess blog

¡Una ola para mi! Y es que por fin tengo terminada una de las estancias de la casa. Saben que esto nunca se acaba, pero ya he terminado de hacer lo que quería hacer. La guinda del pastel es, precisamente, la jardinera de pared para las plantas del recibidor.

Pero vamos por partes y te cuento acerca del recibidor de casa (de este y del anterior) y de cómo hacer una jardinera de pared la mar de mona.

Todo empezó aquí. Cuando una casa antes decidí meterle mano al recibidor. Fui completando los pasos, pero antes de acabar y por una serie de catastróficas desdichas, nos fuimos a otra casa.

En la nueva casa, no he podido pintar mi maravillosa pared de constelaciones, porque tengo una pared de 6 metros de alta en la escalera de color… ¿ocre? Y creí más razonable limitar la que sí puedo pintar al blanco para no hacer un chimi churri horrible.

Por lo demás, sí pude poner el mismo mueble, con su espejo y demás lindeces. Lo que tengo para las llaves y monedas sueltas, que siempre me lo preguntáis, es un porta cuchillos magnético de Ikea. Está descatalogado, pero este es prácticamente igual.

 

Jardinera colgante DIY, visto en IamaMess blog

Lo malo, es que por la configuración de este cuadro de la luz, no lo pude solucionar como la anterior vez y ponerle el espejo encima. Tampoco me convencía ponerle un cuadro. Si os fijáis en el lugar en el que está, es demasiado alto y demasiado pegado a la pared como para colgarle algo delante sin que quede raro. Así que Plan B.

 

cómo he camuflado el cuadro de la luz

He hecho una «caja» con cartón grueso. Al principio usé panel, pero quedaba bastante mal y el cartón ha sido una solución mucho mejor.

Es una caja ajustada al tamaño del cuadro de la luz y lo menos probunda posible, luego la he pintado del mismo color que la pared.

Para camuflarla aún más, que querido poner plantas colgantes que la tapen poco a poco y aquí es dónde entra en juego ¡la jardinera de pared! Me encanta cómo queda puesta y creo que puede quedar genial en cualquier sitio de la casa. En un baño, en una cocina con especias… ¡Siempre es buena idea conseguir más sitios dónde poner plantas!

 

la jardinera de pared

Hoy la cosa viene con video para que no pierdas detalle ¡y que te salga a la primera!

 Te dejo aquí el esquema de cómo lo he montado y las medidas que he utilizado:

medidas jardinera vertical DIY

Materiales

Para construir la jardinera he utilizado restos de otros proyectos:

Madera de DM de 1cm de grosor.

Pegamento y tornillos.

Plástico grueso.

Pletinas para colgarla en la pared.

Chalk Paint Blanco y Barniz satinado.

Pasos

DIY: Jardinera de pared, visto en IamaMess blog

Cortamos todas las piezas con la sierra de calar. También puedes pedir que te las corten dónde compres la madera, pero algunos sitios tienen restricciones en cortes tan pequeños.

Lo ensamblamos todo utilizando cola de madera y lo dejamos secar 24h.

Una vez seco, podemos limar las imperfecciones.

Como va a ir colgado, vamos a terminar de asegurarlo con unos tornillos. Para prevenir que se abra la madera, haremos antes un agujero guía con el taladro.

¡Un truquillo! atornillando por debajo del nivel de la madera «apretando» el tornillo más de la cuenta, nos quedará un hueco que podremos rellenar con masilla, para que no se note nada el tornillo.

Ya tenemos terminada la estructura de nuestra jardinera, ahora ¡a pintarla! Yo he decidido pintarla de blanco como la pared. La idea es que quede lo más camuflada posible. Y para terminar, le he dado una capa gruesa de barniz que proteja de posibles gotas de agua que se escapen.

Una vez que ha secado todo, vamos a forrar el interior de nuestra jardinera con un plástico grueso. Esto nos permitirá poner plantas directamente, manteniendo cuidado con los riegos, ya que no va a tener drenaje. También podemos optar por poner macetitas dentro y el plástico protegerá la madera del agua de riego.

Cuando lo tengamos en su sitio, lo aseguramos a la jardinera con pegamento caliente.

¡Ya casi lo tenemos! Sólo nos queda ponerle unas pletinas por detrás para colgarla en la pared y llenarla con nuestras plantas favoritas.

Como hacer una jardinera colgante DIY, visto en IamaMess blog

 Yo he puesto una tradescantia y una cinta, ¡pero se aceptan sugerencias!

suscribete

 

Adictas a la planificación: Agendas (y más cosas) 2019

bullet journal 2019

Hay personas con una capacidad espacial de excepción que les permite situarse en un lugar sin un mapa. Hay quien tiene un reloj interno, que le hace saber en qué momento está del día, semana y año. Por desgracia, no soy ninguna de esas personas.

Yo, para saber cuando estoy necesito una agenda. Hace tiempo empecé a utilizar el bullet, pero probablemente si mi vida estuviera más estructurada, volvería a las agendas. Chica, ya vienen rebonitas y muy completas.

Si a ti, como a mi, te vuelven locas las agendas, bullets y planificadores, seguro que vas a disfrutar de esta selección. Échales un vistazo (ya saben, la belleza está en el interior) y me cuentas cual es tu favorita.

 

 agendas para quitar el sentío

 

Agendas 2019, visto en IamaMess blog

1. Agenda de Sami Garra. No sólo está mimada hasta el detalle, sino que está bien estructurada y es práctica. Simplemente deliciosa.

2. Agenda anual de Frannerd. Tipo cuaderno, llena de recursos e ilustraciones preciosas.

3. Agenda «Mujeres», de María Hesse. Preciosa agenda semanal, por y para las mujeres.

4. A mi, Pedrita Parker siempre me saca una sonrisa. Así que estoy segura que afrontar el año con su agenda es buena idea.

5. Agenda de Piel Vegana de Charuca. Es vegana, es amarilla y tiene muy buena pinta.

6. Travel Planner Paradiso, de Ban.Do, especial para las que queráis llenar el año de viajes.

7. La agenda Permanente y personalizable de MLC Blog, merece un punto y aparte. Es descargable y puedes personalizarla por completo. Desde la portada hasta el orden y además mola un montón.

8. Otra marca chula que se suma al carro del bullet es Mr. Wonderful con su Agenda Bullet – planes, garabatos y muchas ideas. Genial si quieres empezar con este sistema.

9. El Cuaderno Noche ilustrado por Esther Gili, me parece una preciosidad. Si estás pensando en meterte de lleno en el método bullet, seguro que te inspirará cada día.

 

¡Y dos ideas más!

Si quieres lanzarte al bullet (aquíte explico un poco de qué va), no te pierdas el Curso de Colmena Craft de «Bullet Journal» porque tiene una pinta estupenda. No sólo te enseña el método, sino que le saca partido al lado más creativo de usar bullet Journal.

Y si lo tuyo es la agenda ¡anímate a ponerla bonita! El curso de Sami Garra «Le Jour» nos incentiva a «palnificar bonito y feliz». Un curso enfocado a la planificación y la creatividad. 

Pilla tu agenda o cuaderno favorito y empieza a llenarla de sueños para 2019.

suscribete

 

¿Cómo empezar 2019?

Si vienes por aquí buscando una respuesta, siento decirte que no. Que es una pregunta, una pregunta abierta a quien me la quiera responder.

Me gustaría hacer con vosotras un balance de 2018. Ver qué hemos hecho, en qué hemos fallado y qué hemos conseguido. Pero miedo me da analizar este año e incluso se me asoma la lagrimilla de pensar en intentarlo. Así que no.

En estos últimos días no he estado para empezar un nuevo año, ni para avanzar en el tiempo… pero el tiempo avanza sin mi permiso. No he podido evitar sentir esa ruptura. Esa puerta que se cierra, esa curva que se toma y te impide mirar atrás, dejándote solo buscar con los ojos de la memoria lo que había antes.

Gracias, gracias a todas esas personas que habéis estado ahí. A las que ayudan, a las que cuentan contigo a pesar de tener la cabeza en a saber dónde y a las que hacen por estar, aunque tú estés a medias. Sois lo más bonito del año.

Así que heme aquí, saludando a un nuevo año que irremediablemente se presenta lleno de posibilidades y deseándote lo mejor ahora y siempre. Diciéndote a ti -y diciéndome a mi- que a veces no hay que hacer propósitos, ni hay que hacer nada. Que a veces el tiempo avanza, aunque no le demos permiso y seguro que todo va a estar bien.

El tiempo avanza hacia algo bueno, lo sé. Lo se de verdad, no es intuición es que hay cosas bonitas en el horizonte.

Feliz 2019 chiquillas.

suscribete

 


¡Hola! Soy Áurea, si te gusta experimentar, crear, el DIY, el ganchillo y divertirte en el proceso ¡quédate por aquí!