avances en el comedor, visto en "I am a Mess Blog"

Ok, he hecho trampa, mientras escribía acerca de qué iba a hacer en el comedor, la pared ya estaba pintada. Es que esta parte ¡es una de mis favoritas!

Hace unos días, leía a María hablar sobre «decorar con capas» (¡súper interesante!) y qué mejor manera que hacerlo desde la primerísima capa: la pared. Como ya visteis aquí, me gusta la idea de que se convierta en un elemento decorativo más.

En este caso, mi intención era hacer un pequeño degradado en la parte de abajo. Es una alegría ver lo que cambia una estantería sosaina, al ponerla delante de una pared con un poco de amor.

A pesar de empaparme bien de tutorales de degradados, tener la idea en mi cabeza, conocer las pinturas y tener más paciencia que un santo, Todo lo aprendido no sirvió para nada.

Mi intención era hacer el degradado mezclando las pinturas y cambiando la proporción. Pintar franjas y luego reactivar la pintura con agua para mezclarlas… ¡Advertencia! No funciona. Pero nada de nada. Si quieres un acabado rústico-dramático mola un montón. Pero en este caso no era lo que buscaba.

textura pared visto en "I am a Mess Blog"

Comencé pintando las dos paredes de blanco para tapar el hueco del radiador y homogeneizarlas, que ya tocaba. Para hacer el degradado usé Chalk piant de «La Pajarita» color «Marsala» mezclado con la pintura de pared. Ambas son de base agua, por lo que no hay ningún problema al mezclarlas.

Pintar pared con degradado, visto en "I am a Mess Blog"

No puedo deciros exactamente cómo lo hice: entré en bucle prueba-error toda la tarde. Pero sí hay algo que puedo decir ¡persevera! Hay que ir poco a poco, antes de que la pintura se seque, con los diferentes tonos a mano y varios rodillos para ir mezclando. El degradado más suave, el de arriba del todo, se consigue sin demasiado esfuerzo.

esquina pared con degradado, visto en "I am a Mess Blog"

Para terminar, me traje unas estanterías que tenía en el local ¡encajan a la perfección ahí! Antes estaba todo en dos más estrechas y ya era montón sobre montón. Unos centímetros de más y un poco de aire, hacen la diferencia.

Además, he ordenado los libros por colores. Hace tiempo que lo veo y la idea me atraía mucho, pero pensaba que sería un engorro. Sin embargo le he encontrado dos puntos positivos: Uno, obviamente, que me encanta cómo queda. Y dos, y súper inesperado, al no tener un orden «lógico» cuando buscas un libro, encuentras otro al lado, que ni recordabas que tenías ¡es mucho más sorprendente!

estanteria closeup

Eso sí, no sería algo que aconsejara a quien necesite consultar la biblioteca constantemente, puedes acabar medio loca.

¿Qué os parecen los avances? ¿Cómo tenéis vosotras las estanterías?

suscribete

Ver más: , , ,